Creación de sociedades en el extranjero

Una sociedad extranjera aporta una serie de beneficios al dirigir una actividad económica. Los empresarios más ricos eligen este tipo de estructura para manejar sus negocios.

Una sociedad en el extranjero permite:

 

  • Optimizar la carga fiscal,
  • Adquirir nuevos clientes en los mercados extranjeros,
  • Proteger la propiedad personal,
  • Ocultar la dedicación en su empresa,